To improve your experience and the service on our websites we use our own cookies and from third parties (other service providers). If you browse on our website, you are accepting the use of cookies in the conditions established in this document Cookies Policy.This policy may be updated, as such we invite you to review it regularly.

Press release

Los participantes quieren celebrar con esta expedición los avances en la medicina de trasplantes y reconocer el valor de los donantes de órganos. Todos ellos son receptores de un trasplante de órganos, y están enfrentándose actualmente a la fase final de preparación para la escalada que se realizará, según lo previsto, en febrero de 2003.

La expedición supone una aventura que otros pacientes trasplantados ya han intentado en el pasado. Kelly Perkins, una paciente americana con trasplante de corazón, escaló exitosamente el monte Kilimanjaro el pasado año

El doctor Jacques Pirenne, artífice de la expedición Kili-Liver-Live, y director del equipo médico responsable de la misma, asegura que “el trasplante de órganos, ya sea de riñón, corazón o hígado, combinado con los avances en la terapia inmunosupresora, ofrece a los receptores del trasplante una segunda oportunidad en la vida



Montecarlo, noviembre de 2002.- El simposium internacional de trasplantes que se ha celebrado esta semana en Montecarlo ha acogido la presentación de Kili-Liver-Live, una expedición de cinco pacientes receptores de trasplante de órganos de Bélgica, que intentará escalar la mayor montaña de escalada libre del mundo, el monte Kilimanjaro, en Tanzania, con el fin de celebrar los avances en la medicina de trasplantes y reconocer el valor de los donantes de órganos. Los participantes están enfrentándose actualmente a la fase final de preparación para la escalada que se realizará, según lo previsto, en febrero de 2003.

El doctor Jacques Pirenne, del departamento de Cirugía de Trasplante Abdominal de la Universidad de Leuven (KUL), Bélgica, artífice de la expedición Kili-Liver-Live, y director del equipo médico responsable de la misma, asegura que “el trasplante de órganos, ya sea de riñón, corazón o hígado, ha llegado a ser casi una rutina de tratamiento para salvar las vidas de las personas que sufren ciertas enfermedades. Esto, combinado con los avances en la terapia inmunosupresora (que previene el rechazo por parte del cuerpo del nuevo órgano trasplantado) ofrece a los receptores de trasplante de órganos una segunda oportunidad en la vida. No sólo una oportunidad de sobrevivir, sino una oportunidad de estar completamente rehabilitado y disfrutar de una vida activa y completa”. “Esta expedición que vamos a realizar significa, además, reconocer el regalo de la vida que concede la donación de órganos y, consecuentemente, el tratamiento inmunosupresor”, añade Pirenne.

La expedición supone una aventura que otros pacientes receptores de órganos ya han intentado en el pasado. Kelly Perkins, una paciente americana trasplantada de corazón, escaló exitosamente el monte Kilimanjaro el pasado año. “Después de mi operación de trasplante de corazón estuve seriamente enferma y el sólo pensamiento de hacer cualquier cosa que remotamente requiriese alguna energía era completamente imposible. Pero, puedo decir que el trasplante de corazón fue lo que salvó mi vida, y que la terapia inmunosupresora es la que me ha mantenido sana; gracias a esto ahora soy otra vez la persona activa que fui antes. El año pasado estaba determinada a escalar el Kilimanjaro para probarme a mí misma que la vida puede ser completa después del trasplante, y así lo hice. Admiro a los pacientes que van a realizar esta gesta el año que viene y les deseo todo lo mejor”, afirma Kelly Perkins.

Para asegurar el bienestar y la seguridad de los pacientes trasplantados durante la Kili-Liver-Live, un equipo completo de médicos, así como guías específicos de Tanzania, y asistentes acompañarán a los expedicionarios. La expedición está patrocinada por Roche Farma, laboratorio que ha creado tres innovadoras terapias que mejoran el injerto y la salud postrasplante, como son: Cellcept, piedra angular de las terapias inmunosupresoras de baja toxicidad; Zenapax, que previene el rechazo agudo del nuevo órgano trasplantado; y Cymevene/Cytovene/Valcyte, que han sido desarrollados para la prevención y el tratamiento del citomegalovirus (peligrosa infección viral ligada al trasplante de órganos).

La oficina central de Roche en Basilea (Suiza) es uno de los grupos líderes en la orientación y búsqueda de los cuidados para la salud. Los dos núcleos centrales de la compañía en farmacéutica y diagnóstico proveen productos innovadores y servicios, dirigidos a prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, además de a intensificar la salud de las personas y la calidad de vida. Estos dos núcleos de negocio alcanzaron en la primera mitad del año 2002 cerca de 13,2 billones de francos suizos y emplean a 57.000 trabajadores en todo el mundo.



Follow us on Twitter:


Contact Acceso - +34 91 787 00 00 / +34 93 492 00 00
Sitemap - All rights reserved - Legal notice - Web Accesible