Press release

- Dolor, prurito, irritación, escozor, ardor durante la micción o dispareunia son algunos de los síntomas de la VVCR.
- Es una enfermedad multifactorial: la diabetes no controlada, el tratamiento con antibióticos o la utilización de ropa muy ajustada pueden favorecer la infección.



Barcelona, 16 de Junio de 2011 -  La vulvovaginitis candidiásica (VVC) es una realidad
clínica en las consultas de atención primaria y en los centros de ginecología.
El 50% de las mujeres, a los 25 años, habrá padecido al menos un episodio1-2,
cifra que se eleva al 75% en el caso de las mujeres premenopáusicas. De ellas,
el 45% habrá padecido al menos dos episodios o más3. La enfermedad
se da con mayor frecuencia entre los 20 y los 40 años. No obstante, entre un 5% y un 8% de todas las mujeres
adultas (entre 975.000 y 1.560.000)4 tendrá una vulvovaginitis
candidiásica recurrente (VVCR)5
.

 

Los datos los han
presentado hoy en Madrid la Dra. Montserrat
Cararach Tur
, Médico especialista en Obstetricia y Ginecología, del Centre
Ginecològic Santiago Dexeus de Barcelona; y el Prof. Rafael Comino Delgado, Catedrático de Obstetricia y
Ginecología, y Jefe de Servicio del Hospital Universitario de Puerto Real
(Cádiz) durante la presentación del Documento de Consenso sobre Vulvovaginitis
Candidiásica Recurrente elaborado por el Grupo de Expertos en el Estudio de la
Vaginitis, que ha contado con la colaboración de Bayer HealthCare.

 

La sintomatología de la VVC
afecta tremendamente a la calidad de vida de la mujer que la padece: el prurito
aparece en el 90% de los casos, y también son frecuentes las molestias en la
zona vulvar (dolor, irritación, escozor, ardor durante la micción o dispareunia
–dolor en el coito–)6-7-8-9. Sin embargo, estos síntomas son
inespecíficos y comunes a otras patologías, por lo que el diagnóstico no puede
basarse únicamente en la clínica y en la exploración, sino que requiere otros
estudios adicionales que nos ayuden en el diagnóstico10.

 

 

 

La mayoría de las
vulvovaginitis candidiásicas (entre el 80-90% de los casos) están producidas
por Candida albicans11-12,
un hongo que puede estar presente en diferentes mucosas, sin provocar ningún
síntoma. Se trata, pues, de una infección oportunista y multifactorial, que se
da cuando las condiciones favorecen la proliferación de la levadura.

 

¿Cuándo se dan estas
condiciones? Existen una serie de factores que favorecen la infección, como el
tratamiento con antibióticos, la diabetes no controlada, los niveles elevados
de estrógenos (por ejemplo, durante el embarazo), el estrés, los estados de
inmunodeficiencia, la utilización de ropa muy ajustada, la excesiva ingestión
de azúcares o el uso de jabones no adecuados que alteran la flora vaginal,
entre otros. Por otra parte, aunque la VVCR no se considera enfermedad de
transmisión sexual, sí aumenta con el inicio de las relaciones sexuales.

 

Tratamiento de la VVC y la VVCR

Según recoge el
Documento de Consenso, los fármacos que se utilizan para el tratamiento de las
VVCR no difieren de los empleados para los episodios de primoinfección o de
infecciones ocasionales, aunque la estrategia terapéutica en las pacientes ya
diagnosticadas debe ser distinta. Por ello, el tratamiento debe ser considerado
en dos fases: por un lado, el tratamiento inicial, para erradicar la infección,
y por otro, el tratamiento de mantenimiento, cuyo objetivo es la eliminación de
cualquier posible reservorio.

 

En el tratamiento
inicial o de la fase aguda se utilizará de forma prolongada (hasta dos semanas)
un antimicótico como clotrimazol, ya que su eficacia terapéutica sobrepasa el
85% (Sobel 1998) y es el patrón de referencia con el que se han ido comparando
los nuevos imidazoles. Además, hay evidencias de que dosis altas administradas
de forma tópica a nivel vaginal actúan no sólo como fungistático sino también
como fungicida, lo que tiene especial importancia a la hora de proponer pautas
terapéuticas en las formas recurrentes.

 

En el caso de la terapia
de mantenimiento para eliminar cualquier posible reservorio, la recomendación
es establecer pautas semanales o mensuales durante 6 a 12 meses. En el caso de
un posible embarazo, se recomienda la utilización de clotrimazol vía vaginal.
Además, es aconsejable tratar la zona vulvar con un jabón no ácido, específico
para la higiene íntima, y aplicar también el antifúngico en forma de crema,
para eliminar las infecciones por cándidas en la piel y evitar las
recurrencias.

 

Prevención

Ante una paciente que
sufre un episodio asilado de VVC, además de las medidas oportunas para tratar
la situación clínica aguda, pueden considerarse otras medidas terapéuticas que
tienen por objetivo disminuir la posibilidad de sufrir un nuevo episodio.
Además, asumiendo que la presencia de cuatro episodios al año se considera
vulvovaginitis recurrente, con una clara repercusión en la morbilidad y el
coste económico para la sociedad14, se consideran medidas
preventivas aquellas estrategias cuyo objetivo es disminuir la posibilidad de
sufrir un nuevo episodio.

 

 

 

 

Por ello, a pesar de que
las opciones de prevención son muy limitadas, son claramente necesarias para el
manejo de la enfermedad. La principal medida profiláctica para evitar o
prevenir la VVCR es la eliminación del agente causal, la cándida, eliminando así
la posibilidad de reinfección o recidiva debido a un mal tratamiento del
episodio agudo. El uso de ropa holgada y preferiblemente de algodón,
especialmente en la zona de contacto con el área genital, y la utilización de
productos de higiene íntima especialmente formulados para la zona vaginal, también
pueden contribuir a un mejor control de la enfermedad.

 

Documento de Consenso en VVCR

En la actualidad, no hay excesiva bibliografía de un alto nivel de
evidencia en materia de infecciones vaginales en general y de vulvovaginitis
candidiásica en particular. Por ello, este documento analiza los conocimientos
más actualizados en cuanto a las etiología, microbiología, etiopatogenia,
diagnóstico… de las VVC. “En Bayer
HealthCare, como compañía comprometida con la salud de la mujer, hemos apoyado
desde el primer momento esta iniciativa del Grupo de Expertos en el Estudio de
la Vaginitis, con la que pretendemos dar respuesta a una de las patologías que
con mayor frecuencia está presente tanto en las consultas de atención primaria
como en las consultas generales de ginecología”,
afirmó Inmaculada
Ferreres, Responsable Médico del área de Dermatología de Bayer HealthCare.

 

Grupo de Expertos

El Grupo de Expertos en el Estudio de la Vaginitis que ha elaborado el
Documento de Consenso en Vulvovaginitis Candidiásica Recurrente está formado
por siete reconocidos profesionales sanitarios que trabajan en el área de salud
de la mujer: la Dra. Montserrat Cararach
Tur
, Especialista en Obstetricia
y Ginecología del Centre Ginecològic Santiago Dexeus (Barcelona) y Coordinadora
del Grupo de Expertos; el Prof. Rafael Comino Delgado,  Catedrático
de Obstetricia y Ginecología y Jefe de Servicio del Hospital Universitario de
Puerto Real (Cádiz); el Dr. Esteban Davi Armengol, Especialista
Senior en Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínic (Barcelona) y Vicepresidente de la Sociedad Catalana
de Obstetricia y Ginecología; la Dra.
Edda Marimon García
,  Especialista en
Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Sant Joan de Déu (Barcelona);
el Dr. Juan Carlos Martínez Escoriza,
Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital General
Universitario de Alicante y Presidente de la Asociación Española de Patología
Cervical y Colposcopia; el Dr. Santiago
Palacios Gil-Antuñano
, Especialista en Obstetricia y Ginecología del Instituto
Palacios, Salud y Medicina de la Mujer (Madrid) y el Dr. Josep M. Torres Rodríguez, Especialista en Microbiología
Clínica de la Clínica Teknon. Universitat Autònoma de Barcelona.

 

Bayer HealthCare

Bayer HealthCare es una filial de Bayer AG con sede central en Leverkusen
que, con sus fármacos y productos para el sector médico, se encuentra entre las
principales empresas innovadoras del sector de la salud. La empresa agrupa las Divisiones
Animal Health, Consumer Care, Diabetes Care, Intendis y Bayer HealthCare
Pharmaceuticals. El objetivo de Bayer HealthCare es la investigación,
desarrollo, producción y comercialización de productos innovadores con el fin
de mejorar la salud de los seres humanos y la de los animales de todo el mundo.
Bayer HealthCare se adhiere al Código español de buenas prácticas de
Farmaindustria.
 

REFERENCIAS:

 

1. Geiger, AM.
Foxman, B. The epidemiology of vulvovaginal candidiasis among university
students. 1995; 85: 1146-8.

 

2. Geiger, AM.
Foxman, B. Risk factors for vulvovaginal candidiasis: a case-control study
among university students. Epidemiology, 1996; 7: 182-7.

 

3. Hurley, R. De Louvois, J. Candida vaginitis. Postgrad.
Med. J.- 1979; 55: 645-7.

 

 

4. Datos del nº total de mujeres españolas mayores de 18 años, según el INE a
1 de Abril de 2011.

 

5. Sobel JD, Faro S, Force RW, Foxman B, Ledger WJ, Nyierjesy PR, Reed BD,
Summers PR. Vulvovaginal candidiasis: epidemiologic, diagnostic and
therapeutics considerations. Am J Obstet Gynecol 1998; 178(2): 203-211.

 

6. Sobel JD. Vulvovaginal candidiasis. 2nd Ed. London, Baillière Tindall,
1988.

 

7. Owen MK, Clenney TL. Management of vaginitis. Am Fam Physician 2004;
70: 2125-32, 2139-40.

 

8. Sexually transmitted diseases treatment guidelines 2006. Centres for
Diseases Control and Prevention. MMWR Recomm Rep 2006; 55 (RR-11): 1-95.
Available from: www.cdc.gov

 

9. Eschenbach DA. Chronic vulvovaginal candidiasis. N Engl J Med 2004;
351: 851-2.

 

10. Sobel JD. Vulvovaginal candidosis. Lancet 2007; 369 (9577): 1961-1971.

 

11. Linhares, LM. WItkins, SS. Mirande, SD. Fouseca, AM. Pinnoto, JA. et
al. Differentitation between women with vulvovaginal sypmtoms who are positive or negative for candida species by culture.,
Infect. Dis. Obstet. Gynecol., 2001; 9: 221-5.

 

12. Spinillo, A. Capuzzo, E. Gulminetti,
R. Marone, P. Colonna, L. Piazzi, G. Prevalence of and risk factors for fungal
vaginitis causes by non-albicans species., Am. J. Obstet. Gynecol., 1997; 176:
138-41.

 

13. Goswami R, Dadhwal V, Tejaswi H, Datta K, Paul A, Haricharan RN,
Banerjee U, Kochupillai NP, Journal of Infection 2002; 41: 162-166.

 

14. Foxman B, Barlow R, D’Arcy H, Gillespie B, Sobel JD. Candida vaginitis:
self-reported incidence and associated costs. Sex Transm Dis 2000; 27(4):
230-235




Follow us on Twitter:


Contact Acceso - +34 91 787 00 00 / +34 93 492 00 00
Sitemap - All rights reserved - Legal notice - Web Accesible