Press release
  • John Lawyer recomienda responsabilidad para evitar incurrir en delitos de alcoholemias en Navidad
  • • Circular doblando la tasa de alcoholemia permitida se considera un delito penal, especialmente si el conductor está implicado en un accidente; y conlleva una multas de hasta 601, 01 euros y la retirada del permiso de conducir hasta 6 meses.
  • John Lawyer S.L. - 21/12/2009, 11:12h

Con las fiestas navideñas, el consumo de alcohol, la conducción y los controles de alcoholemia se convierten en una de las mayores preocupaciones para los conductores ¿Cuál es la tasa máxima permitida?;¿Puedo negarme a someterme a un test de alcoholemia?; ¿Exijo que repitan la prueba? Pero lo que no hay que olvidar es que el hecho de conducir ebrios es un delito en sí mismo, y la desobediencia a la autoridad en estos casos, nos puede llevar a acabar en el calabozo.

Es importante saber que la tasa máxima permitida para los conductores particulares es de 0,25 mg/l en aire y de 0,5g/l en sangre, y que, para valorar su estado alcohólico, las autoridades no sólo tendrán en cuenta el resultado del alcoholímetro, sino su aspecto, su forma de hablar, su aliento o la descoordinación en los movimientos. Todo ello, serán pruebas definitorias y válidas para determinar que conducía ebrio.

Porque, cuando un conductor supera esa tasa máxima pierde reflejos, sobrevalora las propias capacidades, aumenta su tiempo de reacción, disminuye su agudeza visual y se vuelve más agresivo e irritable. De ahí que el alcohol sea una de las principales causas de los accidentes de tráfico en España. Según cifras del Ministerio de Justicia, el 40% de los conductores que murieron en la carretera en 2008 circulaba bajo los efectos del alcohol, drogas o psicofármacos.
La actual legislación obliga al conductor a someterse a la prueba de alcoholemia. No obstante, éste puede solicitar que se repita transcurridos diez minutos en caso de que la primera medición resultara positiva. Si aún así, la concentración de alcohol sigue siendo superior a lo permitido, el conductor no podrá seguir circulando.

Conducir bajo los efectos alcohol conlleva una multa administrativa de hasta 601, 01 euros y la retirada del permiso de conducir durante un periodo de entre 3 y 6 meses. Y en caso de que la tasa de alcohol en aire sea superior a 0,60 mg/l –el doble del máximo permitido-, se convierte en un delito castigado por el Código Penal, por lo que el conductor debe ir a juicio. En estos casos es obligatorio tener un abogado que nos represente.

Fiel a su filosofía de cercanía y de ser accesibles a todo aquel que necesite asesoramiento jurídico, John Lawyer, franquicia de servicios legales ‘a pie de calle’ nº 1 en España, se encarga de gestionar la defensa en casos de alcoholemias con un presupuesto cerrado, a partir de 550 euros.


Sobre John Lawyer
John Lawyer fue creada en 2007 y actualmente es la Red de Servicios Legales con mayor expansión nacional. La firma cuenta con siete despachos ‘a pie de calle’ en Madrid, Málaga, Córdoba (2), Barcelona, Lleida, Marbella y próximamente en Valencia, por lo que resulta muy accesible a todo aquel que necesite asesoramiento jurídico y no sepa a dónde dirigirse. Formada por profesionales multidisciplinares, la estructura de John Lawyer permite ofrecer Servicios Legales Globales y dar respuesta a cualquier duda legal. Todo ello con el compromiso de solucionar la necesidad del cliente en un tiempo estipulado y con un presupuesto cerrado.



Follow us on Twitter:


Contact Acceso - +34 91 787 00 00 / +34 93 492 00 00
Sitemap - All rights reserved - Legal notice - Web Accesible