To improve your experience and the service on our websites we use our own cookies and from third parties (other service providers). If you browse on our website, you are accepting the use of cookies in the conditions established in this document Cookies Policy.This policy may be updated, as such we invite you to review it regularly.

Press release

Un viaje en un barco de cruceros es una experiencia alegre e inolvidable hasta suceder algún incidente desagradable. ¿Cuales son las cosas que le ruinará el crucero y cómo prevenirles?

Tomar un crucero es un modo de viajar cada vez más popular entre muchos turistas a la vez que una experiencia inolvidable. Los que reservan un crucero planean en detalle y con tiempo el viaje para poder disfrutarlo lo mejor posible.

Frente a la pregunta ¿qué puede salir mal a bordo de un crucero?, la primera cosa pensada por la mayoría de la gente es la caída de alguien al agua durante la travesía. Pero exactamente ¿cuánto trabajo le costaría a alguien caerse desde un barco de cruceros? La respuesta es ¡casi imposible! Prácticamente es imposible que alguien caiga al agua por la borda. No obstante, toda precaución es poca ya que a lo largo de la historia hubo algunos incidentes de este tipo cuando algún pasajero se caía al agua y era encontrado horas después, en la mayoría de los casos sano y salvo, aunque también hubo casos menos afortunados.

Para evitar en la medida de lo posible este tipo de accidente, la propia construcción de los barcos de crucero ofrece un alto nivelo de seguridad, lo que hace que la caída al agua sea tan difícil. Normalmente suele ocurrir cuando la persona de encuentra bajo los efectos del alcohol o intenta suicidarse.

Últimamente, han pasado varios incidentes de este tipo, cuando un hombre a los 35 años cayó al agua a bordo del Glory Carnival y fue salvado ocho horas más tarde. Según su propia declaración estaba bajo la influencia del alcohol. Luego vino el caso de un hombre y una mujer de 22 y 20 años respectivamente que se cayeron cuando estaban a bordo del crucero Grand Princess. Ninguno de ellos sufrió daños graves, pero pidieron a la naviera mantener la discreción en cuanto a sus identidades.

El promedio anual de las personas que se embarcaron en cruceros ronda los 12 millones lo que significa que durante 3 años uno de cada millón de pasajeros ha estado desaparecido durante un crucero según los estudios de CLIA (Clinical Laboratory Improvement Amendments).

Más a menudo que caídas al agua ocurren caídas de un nivel a otro a bordo del barco, o bien cuando algún viajero sube a cierta altura y luego pierde el equilibrio cayéndose. En estos supuestos las víctimas pueden sufrir muchos más daños y en algunos casos se necesitan helicópteros para llevarlas rápidamente al hospital.

Pero personas al agua no es lo único que puede salir mal a bordo de un crucero. Pueden ocurrir una serie de infortunios durante un viaje en crucero. Entre los más graves se encuentran las colisiones, los incendios y los retrasos causados por el clima poco favorable o por incidencias técnicas. Generalmente, los riesgos de colisiones son casi inexistentes hoy en día, gracias a las tecnologías de última hora pero a veces pueden ocurrir por errores humanos o por algun grave defecto del sistema computerizado. Los incendios son en cambio más comunes que los colisiones y, aunque generalmente no existan victimas humanas, un crucero puede ser cancelado por destrucciones en sus instalaciones como consecuencia de incendios ocasionando de esta forma ciertos perjuicios a los clientes.

En cambio, lo que sí puede amargar una travesía son los incidentes causados bien por cambios climaticos a los que mucha gente tarda en acostumbrarse por temas de salud personal, casos que se dan muy especialmente en los cruceros de vuelta al mundo. También no hay que olvidarse del riesgo de mareos que generalmente se manifiestan a través de desequilibrios gástricos. La alimentación es una pieza clave a bordo de los cruceros y es muy importante mantener las temperatura adecuadas de los alimentos sobre todo en las travesías que implican grandes cambios de temperatura. En verano las navieras tienen especial cuidado cuando se trata de comidas a base de huevo por el riesgo de salmonelosis y a lo largo de todo el año la gastroenteritis puede ser el peor acompañante a bordo de un crucero. Por ello, desde Crucerolandia (http://www.crucerolandia.com/Haga_un_crucero.html) les recomendamos que cuiden su alimentación y tomen las precauciones necesarias para que su viaje sea una experiencia increíble y placentera.

La idea de hacer un crucero es la de pasar unas vacaciones muy alegres, sin preocupaciones e incidentes desagradables, lo que hace que cualquier pequeño incidente parezca mucho más grave. Por tanto, entre navieras y viajeros todos tienen que poner de su parte de asegurar el éxito de un crucero.

Los defectos técnicos y los errores humanos de la tripulación muchas veces no se pueden evitar. Lo que sí pueden evitar los que embarcan en un crucero es ser objeto de accidentes como los que les hemos ejemplificado a lo largo de este artículo. Los pasajeros pueden tomar unas medidas mínimas de precaución para poder disfrutar del crucero sin eventos desagradables: no exagerar en el consumo de alcohol, usar las instalaciones y equipamientos adecuadamente y por supuesto seguir siempre los consejos e indicaciones de los tripulantes del crucero.



Follow us on Twitter:


Contact Acceso - +34 91 787 00 00 / +34 93 492 00 00
Sitemap - All rights reserved - Legal notice - Web Accesible