To improve your experience and the service on our websites we use our own cookies and from third parties (other service providers). If you browse on our website, you are accepting the use of cookies in the conditions established in this document Cookies Policy.This policy may be updated, as such we invite you to review it regularly.

Press release

El objetivo de la monitorización fetal es identificar y cuantificar los riesgos de daño del feto por una deficiencia de oxígeno o hipoxia durante los momentos previos al parto. Esta deficiencia puede causar lesiones neurológicas graves en los bebés como alteraciones en los niveles de inteligencia y en su capacidad de lenguaje, o afectar a otros órganos y sistemas provocando daños cardiacos, renales, pulmonares o gastrointestinales, e incluso, la muerte. Desde los años 70, se emplea la monitorización electrónica de la frecuencia cardiaca y las contracciones uterinas durante el parto, conocido como CTG (cardiotocografía). Pero el CTG tiene un valor médico limitado, ya que los datos que ofrece son en muchos casos de difícil interpretación, y provocan con frecuencia diagnósticos erróneos o incompletos.

La tecnología STAN representa una nueva forma de monitorización fetal en la que un equipo internacional de científicos ha estado trabajando desde hace más de 25 años, principalmente en Suecia y Reino Unido. El sistema, que se emplea para monitorizar el funcionamiento del corazón del bebé durante el parto, se basa en una metodología única que permite el procesamiento digital de las señales. La información que aporta STAN sobre el análisis del segmento ST permite reducir el riesgo de hipoxia a menos de un 1% del total de partos. Entre otras, este sistema facilita que se realicen sólo las cesáreas estrictamente necesarias.

Por medio de esta novedosa tecnología se puede identificar antes la deficiencia de oxígeno en el feto desde las primeras contracciones. Distintos procesadores de señales permiten aislar la señal electrocardiográfica de tal forma que se pueden analizar los segmentos relativos al nivel del glucógeno en el miocardio (segmento ST), que es un parámetro realmente predictivo del estado de oxigenación. Se obtiene así una certeza diagnóstica que permite evitar esos daños no deseados sobre el feto y, en consecuencia, cesáreas innecesarias.

El sistema STAN® también permite identificar la deficiencia de oxígeno en una fase más temprana, combinando la CTG de vanguardia con un parámetro adicional importante: un análisis de las ondas del intervalo ST en el ECG del feto. Es precisamente en este intervalo SRT donde se producen los cambios en caso de que el feto esté en riesgo de una deficiencia de oxígeno.

Una técnica muy superior a la monitorización estándar
La monitorización fetal durante el parto se introdujo a principios de los años 70, como una eficaz prueba para controlar la frecuencia cardiaca del feto y se ha convertido en un práctica habitual en las salas de Maternidad, aunque su valor médico está considerado como limitado. La cardiotocografía trabaja con parámetros indirectos y, por tanto, no garantiza la situación real del feto.

Esto puede tener dos consecuencias graves:
- Que, ante la menor sospecha de sufrimiento del niño, se realice una cesárea innecesaria. El personal sanitario, consciente de estas limitaciones, suele optar por este procedimiento al menor síntoma de riesgo o duda en la interpretación del registro cardiotocográfico. Muchas de las cesáreas realizadas no son necesarias y podrían ser evitadas si se dispusiese de una información precisa sobre el estado del feto. Es interesante destacar que un 35 % de las demandas presentadas a centros médicos han sido debidas a problemas durante el parto.

- Que el sistema no detecte la situación real del feto y no haya ningún síntoma que avise. Esta es la consecuencia más negativa de un fallo en la cardiotocografía, puesto que una situación de riesgo del feto puede pasar inadvertida provocándose una lesión por la falta de oxígeno.

Estas operaciones innecesarias tienen consecuencias negativas tanto para la madre como para el bebé, así como un incremento injustificado e innecesario de los costes.

Estudios científicos avalan STAN®

Esta nueva tecnología para monitorizar el corazón del feto durante el parto se ha implementado en un nuevo equipo desarrollado por la compañía sueca Neoventa Medical y distribuido en España por la compañía del grupo Cofares, Hospital Hispania S.L.

La validez del método y tecnología han sido certificados en diversos estudios independientes que han sido publicados en las revistas médicas especializadas más prestigiosas a nivel mundial .

Este método reduce sustancialmente tanto el peligro de deficiencia de oxígeno en el recién nacido como otras intervenciones agudas como el índice de cesáreas de urgencia o los partos instrumentales.


Referencias:

- The prediction and prevention of intrapartum asphyxia in term pregnancies.
Low J, Pickersgill H, Killen H, Dessick EJ. A, J Obstet Gynecol, 2001;184:4
- Admission cardiotocography: A randomised controlled trial
Impey L, Reynolds M, MacQuillan K, Gates S, Murphy J, Sheil O. Lancet 2003; 361:465-70.
- Imtrapartum fetal monitoring and the fetal ECG – time for a change
Rosén KG. Arch Prinat Med, 2001; 7;2:
- Fetal electrocardiogran in labour and neonatal outcome: Data from the Swedish randomized controlled trial on intrapartum fetal monitoring.
Norén H, Amer-Wahlin I, Kjellmer I, Marsál K, Olofsson P, Rosén KG. An J Obstet Gynecol, 2003; 188; 193-912.
- Fetal electrocardiogra, (ECG) for fetal monitoring during labour
Neilson JP, The Cochrane Library 2003, issue 2.
- ST analysis of the fetal electrocardiogram during labour: Nordic observational multicenter study
Amer-Wahlin I, Bördeha P, Eikeland T, Hellsten C, Norén H, Sörnes T, Rosén KG. The journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine, 2002; 12;260-266



Follow us on Twitter:


Contact Acceso - +34 91 787 00 00 / +34 93 492 00 00
Sitemap - All rights reserved - Legal notice - Web Accesible