Para mejorar tu experiencia y el servicio, en nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros (otros proveedores de servicios). Si navegas por nuestros sitios web, estarás aceptando el uso de las cookies en las condiciones establecidas en la presente Política de Cookies. Esta política puede ser actualizada, por lo que te invitamos a revisarla de forma regular.

Nota de prensa
  • Martín Alberto Medina Sonda dirige un comunicado oficial a la opinión pública y el poder judicial del estado de Yucatán
  • El abogado mexicano Martín Alberto Medina Sonda se defiende de las últimas acusaciones vertidas por su esposa, la señora Ema Gabriela Molina Canto, y su familia en un comunicado remitido a la opinión pública y la justicia yucateca.
  • Redacción - 19/07/2012, 12:07h

En proceso de divorcio desde 2010, en esta misiva Medina Sonda apela a la verdad contra las que considera "imputaciones y señalamientos falsos", reafirmando que luchará hasta el final por "el bienestar de sus tres hijos".

Martín Alberto Medina Sonda, en trámites de divorcio de su todavía esposa y madre de sus hijos, Ema Gabriela Molina Canto, se dirige en un escrito al pueblo y el poder judicial del Estado de Yucatán (México). A través del siguiente comunicado, Medina Sonda se defiende de las imputaciones y cargos falsos que la familia Molina Cano está haciendo públicos a través de los medios de comunicación. En las siguientes líneas, el abogado yucateco manifiesta su intención de luchar por defender la verdad y velar por la protección de sus hijos.

"Desde el año 2010 promoví un juicio de divorcio en los tribunales de Yucatán, mi estado natal, donde nací y me formé. El estado donde hice buena parte de mi vida.

Durante todo ese tiempo, a pesar de sentirme inconforme con algunas resoluciones judiciales, he evitado trasladar el proceso de separación conyugal a los medios, convencido como estoy que no es con presiones o chantajes, que no es con marchas o bloqueos como deben aplicarse la justicia y el derecho, sobre todo en un tema tan delicado y doloroso.

Este día hago una excepción. No para presionar, no para tratar de influir en las resoluciones judiciales pendientes, sino para dar respuesta a los ataques calumniosos que la familia de mi aún esposa, la señora Ema Gabriela Molina Canto, ha decidido llevar a los medios.

Con imputaciones y señalamientos falsos, la familia Molina Canto intenta ganar en la opinión pública lo que debe dirimir en el ámbito jurídico. Pretenden sorprender la buena fe de la sociedad yucateca, asumiendo un papel de víctimas que no les corresponde.

Por los canales legales he manifestado que en ese proceso la única víctima ha sido la justicia, acompañando mis afirmaciones con pruebas de auténtico valor jurídico, teniendo muy claro que por encima de cualquier otro interés se encuentra la protección y el bienestar de los tres hijos que son fruto de mi relación matrimonial con Ema Gabriela.

Hoy, animado por el inmenso amor hacia mis hijos, por el respeto que siempre mantuve hacia su madre, acudo a esta publicación para hacer un llamado respetuoso a los integrantes del Honorable Poder Judicial del estado de Yucatán, para pedirles que se cumpla lo que las leyes y la justicia determinen, sin arbitrariedades o criterios ajenos al derecho.

Tengo razones para pensar que la presión de la familia Molina Canto puede ejercer influencia en el trabajo de la juez del juzgado primero de lo familiar, a quien personalmente y a través de mis abogados le he manifestado esa impresión, misma que hemos presentado a través de diversos medios jurídicos ante las instancias competentes.

Un sistema de justicia como el que tenemos en Yucatán no puede estar sujeto a presiones ni chantajes. Un sistema que goza de prestigio y ha sido fundamental en la convivencia pacífica y armónica de los yucatecos, no puede ceder ante la mentira ni el engaño.

Por mi parte, desde mi condición de padre responsable, desde mi posición de ciudadano yucateco dedicado al trabajo, continuaré haciendo valer los derechos que me asisten sin otro afán que ofrecerles a mis hijos un futuro mejor que el mío y a su madre, Ema Gabriela, el trato cordial que siempre he tenido con ella.

Ema Gabriela y su familia lo saben. Los problemas legales que ahora enfrenta, independientes del juicio de divorcio, son de su entera responsabilidad. Eso ha sido probado ante las autoridades competentes por las personas afectadas. A eso obedece la situación jurídica que la mantiene sujeta a un juicio, donde lo que cuenta son las pruebas, no los dichos sin sustento.

Por el amor a mis hijos espero que la familia Molina Canto recapacite. Por el amor que le tienen a Ema Gabriela espero que dejen de mentir y enfoquen sus energías en la defensa jurídica.

Yo les expreso mi absoluta y total disposición al diálogo. También les reitero que no permitiré difamaciones o calumnias.

Mis hijos representan un vínculo que siempre habrá de unirnos. A todos nos corresponde demostrar, con hechos, que los amamos y que queremos que tengan el mejor de los futuros.

Firma:
Martín Alberto Medina Sonda



Síguenos en Twitter:
Carpeta de prensa:


Contacta con Acceso - 91 787 00 00 / 93 492 00 00
Mapa Web - Todos los derechos reservados - Aviso legal - Web Accesible