Nota de prensa

• El Proyecto ESPERANZA es pionero en la elaboración de un informe que quiere medir los resultados a largo plazo en la intervención con mujeres víctimas de la trata.
• El informe valorará en qué medida el contexto propicia el acceso de las víctimas a los derechos humanos.
• La fase de entrevistas con 32 mujeres ha concluido y ahora comienza el focus group que incluye además los equipos educativos intervinientes.

Madrid, 24 de mayo de 2012. El Proyecto ESPERANZA Adoratrices está elaborando su II Informe de Evaluación de Impacto: Recuperando Derechos Progresando en Dignidad, que verá la luz previsiblemente en Octubre tanto en Madrid como en Barcelona. El informe evalúa la intervención socio-educativa en 32 mujeres que fueron víctimas de Trata durante el período 2006-2010.

Tras 12 años de intervención con más de 630 mujeres víctimas de la trata, el Proyecto ESPERANZA de Adoratrices quiere evaluar el impacto que ha tenido su intervención integral en el acceso a derechos humanos fundamentales de las mujeres víctimas de la trata con el fin de mejorar sus prácticas profesionales.

Con el apoyo de la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid, el equipo vuelve a retomar la iniciativa de la primera evaluación de impacto: “Recuperando Derechos: Progresando en Dignidad” que se hizo en el año 2007 cubriendo el primer quinquenio de intervención (2000/2005).

El concepto de impacto: más allá de los números

El informe, pionero en este tipo de evaluación quiere centrar el impacto en la cantidad de beneficios que se mantienen en el tiempo una vez concluida la intervención. Antonio Rivas, Coordinador del estudio y al hilo de este planteamiento nos comenta: “No queremos medir la intervención respecto a un estándar, sino la intervención respecto a las potencialidades y expectativas de la mujer en cada caso en relación a las posibilidades reales (legales, laborales y sociales) durante el periodo de intervención. Hablamos por tanto de equidad, la capacidad de la intervención de facilitar a la mujer aquello a lo que tiene derecho”.

El informe busca ver si, más allá de la consecución y mantenimiento de objetivos “técnicos”, con sus criterios clásicos de eficacia y eficiencia, con atención a indicadores cuantitativos se consigue dar un mayor acceso a los derechos humanos de las mujeres. Rivas añade: “No queremos medir si el Proyecto es “productivo” en relación a la inversión efectuada. El acceso de una sola mujer a libertad, dignidad, y liberación de la explotación sexual, difícilmente es medible en términos de coste-beneficio. Sería aplicar a la intervención la misma lógica de mercado que las convierte a ellas mismas en mercancía. Queremos enfocarnos a verificar si el acceso a derechos humanos fundamentales que promueve el Proyecto ha quedado consolidado.

No queremos sólo mirar el nivel de libertad y derechos que han alcanzado las mujeres sino también las posibilidades que el contexto les ha dado para hacerlo”.

En el trabajo está implicado tanto el equipo del Proyecto ESPERANZA en Madrid como el SICAR Cat, ambos de la Congregación de la Religiosas Adoratrices. Así mismo, el informe cuenta con la colaboración de 2 consultoras expertas, Cristina Cuenca (doctora en Psicología Social y socióloga) y Mónica Gijón (doctora en Educación en Valores y Pedagoga).

Marco legislativo y metodología del estudio

El ciclo 2006-2010 ha sido un período fundamental en el avance legislativo sobre la realidad de la trata en el contexto español. Se ha logrado elaborar un Plan Nacional contra la Trata, la asunción por parte de España de nuevos compromisos de atención y protección a las víctimas (Convenio del Consejo Europeo), Ley de la Comunidad de Madrid contra la violencia de Género donde se incluye expresamente el fenómeno de la trata.

También ha sido un periodo de profundas turbulencias económicas, con el estallido de la crisis económica justo a mitad del periodo estudiado.

Quedan fuera de este II informe cambios legislativos tan relevantes como la tipificación del delito de Trata en el Código Penal de diciembre del 2010, la modificación del reglamento de Extranjería y la aprobación en Octubre de 2011 del Protocolo Marco de atención a las víctimas. Rivas añade: “Esperamos poder valorar en un III estudio a partir del 2015 la eficacia de estas medidas ya que con estos informes cubrimos periodos de tiempo de 5 años.”

El trabajo de campo ha supuesto una primera fase de más de 5 meses para la localización y entrevista en profundidad con más de 30 mujeres elegidas entre las usuarias del proyecto entre el año 2006 y 2010. La relación de confianza mantenida en el tiempo ha sido clave para que las mujeres se avinieran a recuperar su historia y devolver información valiosa a los profesionales.

El 26 de mayo se abre el primero de una serie de Focus – Group que diseñados por un equipo de consultoras externas, reunirán a grupos de 8 mujeres de distinto perfil, para abordar la investigación desde esta metodología complementaria a las entrevistas en profundidad. El equipo educador durante este periodo también participará en su propio grupo de discusión para aportar más enfoques al trabajo. Todo este material será la materia prima con la que se confeccionará el informe final que verá la luz en octubre de 2012.

Objetivos del II Informe: “Recuperando Derechos, Progresando en Dignidad”.

La valoración del impacto de la intervención jurídica supone identificar si la situación de regularización administrativa ha quedado consolidada y si se ha producido un resarcimiento por los procesos penales emprendidos.

En cuanto a la valoración del impacto de la intervención social, se trata de identificar si se han consolidado el acceso a vivienda, desarrollado habilidades sociales y de tejido social y un modelo familiar satisfactorio.

La valoración del impacto de la intervención socio-laboral conlleva identificar si se ha consolidado un nivel formativo satisfactorio, un acceso a un nivel de renta mínima y un acceso al mundo laboral.

Respecto a la valoración del impacto de la intervención en salud, el estudio quiere identificar si se ha consolidado un uso de red de salud normalizado y un nivel de salud similar al del entorno.

Trabajo en red, sólo es posible con otros
La evaluación ha sido realizada por el Proyecto ESPERANZA y el SICAR Cat, dentro del marco institucional de la Congregación Adoratrices. Gracias a unas estructuras sólidas y asentadas con más de 150 años de historia se puede generar este tipo de intervenciones. El marco institucional de las adoratrices ha permitido sostener tareas y equipos con calidad y dignidad, generar intervención y capacidad de aprender de la propia experiencia.

Más información:
Responsable de Prensa Proyecto Esperanza
Laura Toronjo | Tel: 91 415 91 74 | 696792236
comunicacion@proyectoesperanza.org

Acceso a la I Evaluación de impacto: Recuperando derechos, progresando en dignidad”: http://www.slideshare.net/ProyectoEsperanza/evaluacin-de-impacto-proyecto-esperanza


Sobre Proyecto ESPERANZA www.proyectoesperanza.org
Proyecto Esperanza surge en el año 1999 ante el crecimiento de la Trata de Mujeres en España, y desarrolla un programa de acogida integral para mujeres víctimas de explotación en la prostitución, servicio doméstico, matrimonios serviles y otros trabajos en condiciones de esclavitud. El proyecto, a cargo de la Congregación de Religiosas Adoratrices, cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales que considera la trata de personas una violación de los derechos humanos. Colabora estrechamente con otras organizaciones, y forma parte de la Red Española contra la Trata y de la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW).



Síguenos en Twitter:
Carpeta de prensa:


Contacta con Acceso - 91 787 00 00 / 93 492 00 00
Mapa Web - Todos los derechos reservados - Aviso legal - Web Accesible